12.8.17

3 motivos por los que no me gustan las salas de lactancia



Hola amigas, son las dos de la mañana y puedo escribir ahora que mi bebé duerme

En este tiempo debo decir que no puedo publicar entradas complejas ya que estoy usando el móvil. Mi bebé casi siempre está en mis brazos.

Es incómodo para buscar y enlazar bibliografía o estudios, así que hoy os hablo de mí y por qué no me gustan las salas de lactancia.

Hace unas semanas salía de la sesión teta del cine que tenemos cerca y me dispuse a dar el pecho a mi bebé. Vi unos asientos en el pasillo del centro comercial y allí nos sentamos.

Pasó una pareja de agentes de seguridad y ella muy amablemente me informó de la existencia de la sala de lactancia, por si me quería ir allí y estar más cómoda.

Yo le dije que prefería estar allí. Me quedé reflexionando sobre qué me hacía no elegir la sala de lactancia.

Para quien no lo sepa, las salas de lactancia son lugares habilitados para dar el pecho. Suelen tener sillones, cambiadores incluso microondas para calentar la comida de los bebés. Suelen estar junto a los aseos.

EL LUGAR


Suelen estar descuidados y son pequeños. Con luz artificial y mobiliario con desperfectos.

Parece algo deprimente.

Suelen estar junto a los baños y huele mal. En el último que estuve además hacía mucho frío, al ser salas pequeñas los climatizadores no funcionan de forma óptima.

NO QUIERO ESTAR SOLA


Aunque puede entrar cualquiera, suelen ser pequeños y no puede entrar el resto de la familia.

A mi me gusta dar el pecho mientras converso con mi marido o canto a mi hija mayor.

Además si necesito algún tipo de ayuda, estar sola no resuelve nada.

NO ME GUSTA ESCONDERME


La sala de lactancia en principio es para tener intimidad. Imagino que para madres pudorosas es una opción aceptable.

Sin embargo una cosa que ha cambiado mi lactancia es mi relación con mi cuerpo y vencer la vergüenza.

La vergüenza es un emoción negativa que resulta de querer evitar mostrar algo por miedo a unas evaluación negativa.

Ya no me importa que juzguen mis pechos, son míos y alimento a mi hijo con ellos.

La intimidad surge de la conexión que tengo con mi bebé, y puede surgir en cualquier lugar y momento que él necesite.

Afortunadamente hasta hoy nadie ha roto esa intimidad y me han respetado. Pero si alguien la invadiera dejaría muy claro que estoy en mi derecho.

Las ONU ha incluido la lactancia como derecho humano y la OMS declara que se puede amamantar en cualquier lugar.

La lactancia materna en público puede perturbar a muchas personas que tienen unos principios rígidos, sobre todo con los derechos de las mujeres.

Amamantar es quitarle al pecho un contexto sexual al servicio de los hombres.

Amamantar es mostrar el placer maternal en público, un placer femenino no ligado al consumo, pero que forma parte de la sexualidad femenina.

Yo por esto no quiero esconderme. La lactancia es ternura. Es una cualidad de la mujer que debe valorarse y respetarse.

Amamantar no nos hace vulnerables, sino fuente de vida.

Estos son mis motivos por los que no doy el pecho en las salas de lactancia. ¿Y tú qué opinas? ¿Te gustan?

18 comentarios:

  1. Yo siempre que lo ha necesitado le he dado el pecho donde me pille, tampoco soy amiga de las salas de lactancia, que parece que te invitan a esconderte, además de que, como explicas, no suelen acertar con el lugar donde está ubicada, y no voy a dar pecho en un sitio que huele mal si lo puedo evitar. Aún ahora, con 28 meses, le doy donde sea y la gente me mira raro, los conocidos me sueltan la frasecita "tan grande le das pecho?". Pero a mí me resbala, somos felices así y nada más importa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que creo que quien ubica y diseña las salas de lactancia no saben mucho. Enhorabuena por tu lactancia! Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ayyyyyyyyyyyyy qué identificada me siento, opino igual que tú. No me había parado a analizar por qué no me gustan demasiado las salas de lactancia pero leyéndote es que tienes razón en todo. Yo solamente las he utilizado n un par de ocasiones y ha sido porque ya había ido a cambiar a la peque y ya que estaba allí me senté, pero si no, las evito totalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente como yo. La última vez pasando un frio de espanto, estábamos en verano y el aire a tope en un sitio tan pequeño... tuve que salirme. Gracias por comentar! Feliz año!

      Eliminar
  3. Pues la verdad es que no las he usado. Me parece bien que existan porque entiendo que si alguien está muy incómodo eso también puede afectar a la manera de amamantar a su bebé, pero yo me he sacado la teta donde sea sin problema, hasta en el andén del metro y siempre me la "soplado" bastante lo que piensen los demás .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El club de las tetasfuera. El sitio más raro donde me la he sacado ha sido en una típica tasca de Sevilla, pues los señores de la barra, como si yo no estuviera, lo más natural del mundo. Feliz año! Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Por lo general no me gustan, es cierto que hay salas y salas, y el otro dia en un centro comercial dimos con una ENORME con sillones comodísimos y ahora en invierno sobretodo que para dar el pecho tengo que quitarme mochila, subir jersey, subir camiseta, bajar camiseta interior, sacar la teta... no es tan fácil a veces y se agradece un lugar donde hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien! Eso es una gozada. Yo intento llevar escotes flexibles, aunque es cierto que en Sevilla durante el día estamos a 15 o 16 grados y eso ni es frío ni es "ná". Gracias por comentar. Feliz año!

      Eliminar
  5. El otro día se lo comentaba a mi marido, con el mayor siempre buscaba lugares retirados para dar el.pecho. incluso en el ambulatorio me iba a la sala de lactancia. Y no me gustaba nada. Me sentía muy sola, con el pequeñín eso se va a acabar, donde me pille teta fuera😁

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es el mejor antídoto para la vergüenza. Arrojarnos. Al fin y al cabo, la teta es una parte de nuestro cuerpo que alimenta a nuestros bebés, y no hay nada de malo en ello. Feliz año y gracias por comentar!

      Eliminar
  6. A mi tampoco me gustan. Pero si que es verdad que muchas madres prefieren dar pecho a sus bebés allí y lo respeto, ellas se sienten más cómodas y seguras. Así que para gustos colores jeje

    Johannes Ruiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es lo primero que he dicho, habrá madres que a pesar de las condiciones prefieran darlo allí. Que también podrían los que las diseñan esmerarse un poquito más. Gracias por comentar y feliz año!

      Eliminar
  7. a mi no me gusta que las salas sean parte del baño, especialmente por lo olores, ojala fueran lugares familiares y con buena iluminacion y espacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sería bueno reclamarlo. Pocos pueden relajarse en un espacio maloliente, pequeño e incómodo. Gracias por comentar y feliz año!

      Eliminar
  8. A mi me pasaba igual, me daban repelús esas salas, a veces zulos, donde parece más que nos esconden que otra cosa. Yo le daba pecho si tenía necesidad, allí donde estuviera. Está claro que procuras darle en tu casa, pero a veces surge y tienes que hacerlo fuera, y no me parece bien tener que esconderme en salas que no son acogedoras, ni cómodas (Habrá excepciones pero yo no las vi) cuando se puede hacer en cualquier otro lugar discretamente y nadie se entera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, yo todavía no he podido sacar mi teta con discreción, es que es bastante grande. Pero ya no me da nada de vergüenza. Gracias por comentar y feliz año!

      Eliminar
  9. A mí nunca me ha importado darle el pecho en cualquier sitio pero también he ido a salsa de lactancia pero no por esconderme, más bien para desconectar yo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me resuena eso de desconectar. Cuando estas en un centro comercial echas de menos un lugar para dar el pecho cómodo, pero en mi caso, es una decepción que cuando vas, no es lo que espero. Gracias por tu comentario y feliz año!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.