11.5.17

Yo abandoné la lactancia materna (II)

Todo empezó en Twitter, con una sencilla pregunta:


A ella respondieron bastantes madres, porque hay un interés especial en contar nuestra historia, en expresar lo que nos pasa... es una de las necesidades humanas: expresar.

Como no he querido hacer selección, voy a ir publicando cada cierto tiempo una entrada con una entrevista, introduciendo mis comentarios sobre lo que sé acerca de lactancia materna, resultado de mi propia experiencia y mi proceso de especialización en psicología perinatal.

No soy asesora de lactancia, pero lo que aquí escribo está contrastado con lo que he aprendido de ellas y de los grupos de lactancia en los que participo.

Las asesoras de lactancia tienen que estar debidamente formadas pero aún en España no existe una formación reglada. Desde Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia lanzan una formación para los médicos residentes en lactancia, pero no es obligatorio ni generalizado.

En nuestro sistema de salud no se exige tener esta formación a las personas que trabajan con bebés y madres, por lo que queda a expensas del profesional haberse formado o no por interés personal.

Vamos con la entrevista:

Antes de empezar, cuéntame algo sobre ti para que te conozcamos mejor.


Soy Inma aunque en el mundo de los blogs se me conoce como HomoPrimerizus. Tengo 32 años y mi pequeño Payasote cumple hoy 20 meses. Nació 2 días después de mi cumpleaños en uno de los hospitales públicos de mi ciudad.

¿Antes de ser madre tenías alguna expectativa sobre la lactancia materna?


Antes de ser madre veía la lactancia materna como la forma normal y evidente de alimentar a un bebé. Todo muy idílico. Sin embargo no tenía la más mínima idea de lo complicada que puede llegar a ser. Pensaba que con "enchufar" al bebé al pecho era más que suficiente.


¿Qué información tuviste sobre la lactancia materna durante el embarazo? ¿Fuieste a algún taller de lactancia?


Durante las clases de preparación al parto nos hablaron de la lactancia. Nos preguntaron a cada una de las mamás del grupo si íbamos a dar el pecho a nuestros respectivos bebés y por qué pensábamos que esa era la mejor opción.

Ante la respuesta de alguna de nosotras "le daré el pecho si puedo", la matrona respondía un "¿por qué no vas a poder? todas las madres tienen leche suficiente" y no comentó nada de las dificultades con las que nos podríamos encontrar.

A parte de esto, nos explicaron la postura en la que teníamos que poner al bebé al pecho usando un muñeco y nos enseñaron los diferentes artilugios que podríamos necesitar (pezoneras, discos absorbentes, sacaleches...)

¿El día del parto te pusieron a tu bebé en el pecho inmediatamente después de dar a luz?


Mi parto fue instrumentado (vacuum) así que en cuanto nació el bebé lo cogieron los médicos para que lo examinara el pediatra antes de que yo pudiera verlo. A a mí me lo dieron ya lavadito y vestidito. No hubo piel con piel. Lo tuve en el pecho pero no le di de mamar hasta que no llegamos a la habitación.

En estos casos, también es posible que el examen se haga encima de la madre, sin interrumpir el piel con piel. En casos extremos, la reanimación también debiera hacerse en presencia de los padres. Entregar a un bebé lavado y vestido después de un examen sin mayores complicaciones interrumple el proceso del vínculo que debe ocurrir durante las dos primeras horas, y el inicio de la lactancia materna, que se aconseja que ocurra durante la primera hora.

¿Qué información te dieron en el hospital acerca de la lactancia materna?


La información que me dieron en el hospital fue un tanto confusa. Cada enfermera que entraba me decía una cosa, imagino que se basaban en su experiencia u opinión personal. El consejo/la orden que más que se me quedó fue "el bebé no puede pasar más de 3-4h sin comer, sea de día o de noche".


Lo que sabemos sobre lactancia materna es que el bebé debe ser alimentado a demanda. Hay que observar los signos de hambre. El llanto es un signo tardío de hambre y no se debería llegar a él. Debe hacer entre 8 y 12 tomas al día. Durante la cuarentena, en la noche no dejar pasar más de tres horas sin alimentarlo; aunque hay bebés que ponen peso regularmente que pueden estar hasta cuatro horas de noche.

Hay bebés que tienen este ritmo de comer, dormir cada 2 o 3 horas, y hay bebés que pueden estar mamando 3 o 4 horas seguidas y después tener periodos de siesta más largas. En definitiva, consiste en ir adaptándonos al bebé, conocerlo y observarlo.

Nos estaremos asegurando de una alimentación adecuada si moja todos los pañales con pipí transparente.




¿Te enseñaron alguna postura de agarre en el hospital?


Creo que tengo algunas lagunas de memoria pero, si no recuerdo mal, me enseñaron a ponérmelo al pecho estando tumbada en la cama (porque la primera vez aún estaba inmovilizada por la epidural y no tenía otra opción) pero poco más.

Con seguridad, lo que pretendían era poner a Inma en postura fisiológica para que el bebé se agarre solo. Esta postura promueve que el bebé haga el agarre solo o con poca ayuda. Pero para hacerlo, hay que estar en un ambiente tranquilo, no valen las presiones y la mamá tiene que estar cómoda y en un ambiente íntimo. 


¿Ofrecieron alguna "ayuda" al bebé durante los días que estuvisteis en el hospital?


No, estando en el hospital no ofrecieron ningún biberón a mi bebé. El bebé perdía peso dentro de los límites que consideraban normales así que nada parecía ir mal.

Cuando llegasteis a casa, ¿cómo viviste esos primeros día de lactancia materna?


Los primeros días fueron un poco caos. Llegamos a casa el DÍA 2 del bebé y cuando lloraba yo lo ponía al pecho. No mamaba mucho, se quedaba dormido a los pocos minutos. Las noches fueron mi mayor tormento, el bebé no se despertaba pidiendo comer, pero como me habían dicho, yo me levantaba, lo cogía, intentaba despertarlo, lo ponía al pecho, él daba dos chupadas y se dormía profundamente. Cuando llegamos a la revisión del recién nacido en el pediatra, DÍA 5, ya me dijeron que estaba perdiendo mucho peso y que le diera el pecho cada dos horas sin falta, de día y de noche. Así estuve el fin de semana y nada, no conseguí nada. El niño se dormía y no mamaba. El DÍA 7 volvimos al pediatra y me dijo "Este niño está deshidratado, hay que darle biberón ¡pero ya!". Evidentemente, obedecí. Y ahí acabó mi experiencia con la lactancia materna exclusiva. Seguí dándole pecho, lactancia mixta.

No hay que decir que la actitud del pediatra cortó radicalmente las ganas de esta mamá de seguir amamantando. Un especialista en lactancia materna debe hacer una evaluación de lo que está pasando: la actitud de la madre ante el dolor de las grietas -puede temer la llegada de la toma del bebé y evitarla inconscientemente-, si el bebé tiene frenillo en algunos de sus tipos, enseñar ténicas para despertar al bebé, recomentar sacar la leche y enseñar a darla con jeringa o vasito... todo esto orientado a seguir con la lactancia y evitar así la sensación de fracaso que muchas mamás describen.


¿Tuviste dolor? ¿Grietas? ¿mastitis u otras complicaciones? ¿cómo recuerdas esos momentos?


Tuve grietas. Recuerdo que, lo poco que mamaba me hacía un  daño importante.
Lo recuerdo con impotencia y frustación. "Este daño que me está haciendo, ¿hasta qué punto vale la pena? si luego le voy a dar un biberón..."

El otro problema que tuve desde el primer momento fue que, según me dijeron en el hospital, no tenía suficiente pezón y eso dificultaba el agarre del bebé. Sr. Marido-recién-papá se tuvo que ir corriendo a buscar la farmacia más cercana al hospital para comprar unas pezoneras mientras a mí me sometían a torturas chinas varias para ver si conseguíamos mejorar ese agarre.

Las grietas y rozaduras son la consecuencia de un mal agarre del bebé. Las pezoneras son de mucha ayuda y para que cicatricen, además de conseguir que el bebé no siga hiriendo el pezón, hay que dejarlos al aire la mayor parte del tiempo. Por mi propia experiencia, si se tiene el pezón pequeño, si conseguimos que el bebé haga un buen agarre no habría problemas con él. Pero mientras, la pezonera es una opción mientras el bebé crece y aprende a agarrarse adecuadamente.

¿Tenías cerca algún taller de apoyo a la lactancia? ¿acudiste? ¿Percibes alguna dificultad o desventajas en estos grupos?


No tenía cerca la llamada "liga de la lactancia" (o algo así) sin embargo mi matrona sí que impartía un taller de lactancia al que fui en cuanto me recuperé de la episiotomía y fui capaz de moverme con normalidad.

Sin embargo, no me sirvieron de nada y pronto lo abandoné.
No se daban consejos ni nada parecido, servía de ayuda en cuanto a la necesidad social de una muy-reciente-madre-primeriza pero era más un grupo de charlar, desahogarse y comentar lo bien/mal que se porta el bebé que de ayuda expresa a la lactancia.

Repito, es necesario que se tome en serio la lactancia materna como cuestión de salud pública para que los profesionales sanitarios tengan la formación necesaria práctica y poder ayudar a las madres a encontrar la postura de agarre más adecuada.

¿Cuándo decidiste dejar la lactancia materna?


Continué con la lactancia mixta durante 2 meses y medio aproximadamente.
La dejé después de la tercera vez que, al poner al bebé al pecho, él se ponía a llorar como si lo estuviera matando, a ponerse rojo y a encanarse. No quería mamar de ninguna manera.
Me rendí, no me valía la pena hacerle pasar a él y pasar yo por ese sufrimiento si al final tenía que darle un biberón de todas maneras. Para él mi leche era "el chupito de aperitivo antes del biberón".

Esto que describe Inma, por el tiempo que meciona, puede ser una de las crisis de lactancia. En la web Alba Lactancia Materna hay información sobre qué son y qué pasa con el bebé y con la madre. Tener esta información es muy importante, porque cuando vemos que el bebé rechaza el pecho podemos saber en qué momento de la lactancia nos encontramos.


¿Cuáles son tus sentimientos ahora sobre esa decisión? ¿Te sentiste juzgada?


Estoy tranquila en cuanto a la decisión que tomé. Hice todo lo que pude para darle lactancia materna y lo hice lo mejor que pude. Me queda una pequeña sensación de "Inma, podrías haber hecho más" pero tampoco sabía, en ese momento, qué más podría haber hecho.

Aunque sentí alguna presión por parte de mi entorno para darle el pecho, no me sentí juzgada al pasar al biberón exclusivo.

Sí que molestan, no voy a mentir, los debates que surgen, cada cierto tiempo, en redes sociales en los que se insinúa que si no das lactancia materna no eres buena madre o eres egoísta o barbaridades similares. Hablo de las redes sociales porque, afortunadamente, no he tenido que enfrentarme a este tipo de comentarios cara a cara.

¿Has tenido más hijos? ¿Has tomado la misma decisión?


Todavía no he tenido más hijos.

¿Y si quisieras tener más hijos tomarías la misma decisión?


Si Dios me lo permite, sí que quiero tener más hijos y sí que quiero darles el pecho, volverlo a intentar. Ahora ya sé que existen talleres de lactancia (de los que sirven de verdad), asesoras de lactancia y demás grupos a los que poder acudir en caso de necesidad.

Tener acceso a grupos de lactancia con asesoras de lactancia debidamente formadas y que sigan las directrices de la OMS, aumenta las probabilidades de lactancias exitosas y más prolongadas. Incluso las modalidades on-line son efectivas si después hay posibilidades de encuentros.

Cuando lees acerca de la defensa de la lactancia materna, ¿qué sientes?


Me parece fantástico que se defienda la lactancia materna, es lo que hay que hacer.
Me encantaría que el DÍA 5 de vida del bebé, la pediatra, además de obligarme a ponerlo al pecho cada 2 horas, me hubiera asesorado de cómo hacerlo bien. Ella ya sabía que, de seguir así, acabaría necesitando biberón, pero nadie me dijo nada porque, seguramente, había detrás un tema económico.

Hace falta defender la lactancia materna para que las madres o futuras-madres sepan que, ante las dificultades, tienen más alternativa que pasar al biberón directamente.

Sin embargo, eso no significa que haya que atacar a las madres que, por la razón que sea, deciden pasar al biberón.

Hay un libro estupendo para aquellas mamás que estén teniendo dificultades ahora, escrito por Carmen Vega, médico, asesora de lactancia y madre que nos ofrece el testimonio de madres que han superado esas dificultades con información y empoderamiento: Lactancia Materna: Casos reales de superación.

¿Qué les dirías a las mamás que han pasado por lo mismo que tú?


A las que ya han pasado por lo mismo que yo que estén tranquilas con la decisión que tomaron. Hicieron lo que consideraron mejor para su bebé y eso es lo que importa. No somos peores madres aunque intenten hacernos creer que sí.

A las que estén pasando por esto ahora o pasen en un futuro les diría que, antes de tirar la toalla, se informen y agoten los recursos que tengan en su mano para superar las dificultades que supone la lactancia que, sobre todo los primeros días, no son pocas. Y si finalmente han de pasar al biberón, que no se sientan frustradas o inferiores a otras madres.

Mis conclusiones


Después de leer a Inma, creo que es un claro ejemplo de cómo la falta de información prestada por los profesionales puede dar al traste con el deseo de dar el pecho a su bebé.

Además, me llega que los partos y nacimientos no se están tratando con la delicadeza que merecen. La llegada al mundo no debería hacerse con ventosas ni episotomías, que la mayoría de los casos están producidos por prisas y por instrumentalizaciones previas. Sin entrar a valorar el caso concreto de Inma, puesto que no soy médico ni tengo todos los datos, de forma general la propia OMS está alertando de que se está instrumentalizando demasiado los partos. Un parto requiere paciencia, dejar al bebé y a la madre actuar, sin meterle miedo -ya que la adrenaliza inhibe la oxitocia y frena el trabajo de parto-...  Esto hace que finalmente se pongan obstáculos al piel con piel, al agarre natural del bebé al pecho durante la primera hora y tenga como consecuencia aumentar las dificultades para que se den las condiciones apropiadas para la lactancia materna.

¿TE HA GUSTADO LA ENTRADA?


DESCÁRGATE GRATIS EL EBOOK "MI EXPERIENCIA DE RESILIENCIA" SUSCRIBIÉNDOTE A MI BLOG.



No hay comentarios:

Publicar un comentario