26.5.17

Dificultades de la lactancia materna con mellizos



Hola, sigo publicando los testimonios de las mamás que tuvieron dificultades con la lactancia materna y terminaron abandonando.

El propósito de estas entrevistas es comprender cuáles son esas dificultades para informar a otras mujeres que están embarazadas sobre ellas. También comentar cuáles son las pautas para superar esas dificultades y además visibilizar un problema real, y es que sólo el 36% de los bebés son alimentados de leche materna exclusiva hasta los seis meses. El resto de mamás abandonan antes.

La mayoría de mamás dan un preparado sucedáneo de la leche materna.

La lactancia materna es protectora para el bebé contra enfermedades como la diarrea o la neumonía, por eso, calcula la OMS que si se alimentara con leche materna, se salvarían casi 1 millón de niños al año.

Esta entrevista es muy especial, porque Ana nos cuenta sus dificultades con sus MELLIZOS. Espero que os interese:

Antes de empezar, cuéntame algo sobre ti para que te conozcamos mejor.


Tengo 39 años, madre de mellizos, intentando conciliar, cosa que me está costando mucho. Siempre he dicho que no tenía furor materno, que la maternidad no era una necesidad imperiosa en mi vida, pero ahora que soy madre sé que es lo mejor que me ha pasado.


¿Antes de ser madre tenías alguna expectativa sobre la lactancia materna?

Pues sí, tenía la esperanza de poder conseguir dar el pecho a mis mellizos, a pesar de las dificultades que todo el mundo me auguraba.

¿Qué información tuviste sobre la lactancia materna durante el embarazo? ¿Fuieste a algún taller de lactancia?

Asistí a una clase de preparación al parto que la matrona del centro de salud dedicó al tema de la lactancia. Y leí varios artículos sobre el tema en webs de lactancia y maternidad.
Tengo que decir aquí que aunque después sí que mostraron interés, por mi insistencia, ninguna de las matronas de mi centro de salud me dio muchas esperanzas de poder conseguir dar el pecho a mis bebés.

Una de las cosas que una madre reciente necesita es apoyo y confianza. Los profesionales de la salud no deberían comportarse y opinar como si la lactancia materna fuera un tema trivial, porque es una cuestión de salud pública: protectora de enfermedades y motivo de ahorro en costes sanitarios.


¿El día del parto te pusieron a tu bebé en el pecho inmediatamente después de dar a luz?

No. Me hicieron una cesárea y aunque fue lo único que pedí en mi plan de parto, hacer piel con piel con mis bebés nada más nacer, y lo pedí también antes de entrar a quirófano, me dijeron que no me podían poner a los bebés porque yo estaba inmovilizada (tenía las manos inmovilizadas). Me mostraron a los bebés para que los vieran y me dieron a uno de ellos cuando ya me habían cosido y a él ya le habían limpiado, al salir del quirófano. A mi hija no la pude volver a ver hasta el día siguiente porque nació con 1,950 kg y se la llevaron a neonatos (estuvo dos días en la incubadora). Yo pedí que me quitaran la sonda para ir a verla a última hora de la tarde (el parto fue a las 16:00h) y me dijeron que no, que hasta 12 horas después del parto, como mínimo, no me quitaban la sonda. Así que hasta la mañana siguiente no la tuve en mis brazos.

Uno de los motivos por los que el método canguro se está extendiendo es porque se ha demostrado que el cuerpo de la madre es el mejor lugar para un bebé con bajo peso. El pecho de la madre contiene una grasa que ayuda a regular la temperatura de los bebés, luego ellos no tienen que gastar su energía en autorregularse, por lo que no pierden peso gastando calorías. Las incubadoras no pueden sustituir el pecho de las madres. Esperemos que en un futuro no muy lejano, en los hospitales se implante el protocolo piel con piel (pero en serio) para favorecer la salud psicofísica de la díada madre bebé.

No se trata de que ahora las madres se angustien porque en sus partos los protocolos no sean los esperados, sino empezar a exigir que se haga. Ahora debemos aceptar lo que tenemos, sin renunciar a mejorar el futuro.

¿Qué información te dieron en el hospital acerca de la lactancia materna?

La enfermera de lactancia de neonatos me dio algunos consejos, aunque creo que no fueron acertados. Me recomendó una pezonera para que se agarraran mejor al pecho que luego resultó ser el mayor incordio y obstáculo. Como desde el principio se estableció lactancia mixta la información que me dieron estaba muy orientada a cuándo ponerme los niños en el pecho más que cómo, a que me estimulara con sacaleches,...

¿Te enseñaron alguna postura de agarre en el hospital?

Las matronas de planta me dieron consejos para ponerme a los bebés, tumbada en la cama, cómo ponerle la cabecita a los bebés...

Las mamás con más de un bebé deben recibir clases prácticas sobre cómo colocarlos para una lactancia eficiente y hacer un seguimiento hasta que ella se sienta segura.

¿Ofrecieron alguna "ayuda" al bebé durante los días que estuvísteis en el hospital?

Sí, el pediatra de neonatos, al que yo no llegué a ver nunca, pautó ayuda desde el principio. De hecho cuando vi a mi hija, que se agarró al pecho en cuanto la tuve piel con piel, ya había sido alimentada con biberón, varias tomas.


En otras entradas lo he comentado. Hay que evitar el biberón pirata para no arriesgarse a que los bebés padezcan alergias en el futuro. Además, existe la posibilidad de extraer el calostro para ofrecerlo a los bebés con jeringa. Antes de la subida de la leche, todas las madres tiene calostro, una sustancia muy potente y nutritiva para los bebés.

Cuando llegásteis a casa, ¿cómo viviste esos primeros día de lactancia manterna?

Tengo recuerdos contradictorios, porque mis bebés eran muy pequeños, y hacían tomas muy largas, y yo tenía la impresión de que no succionaban lo suficiente. Por una parte estaba angustiada pensando que no iba a tener leche, pero a la vez tengo un recuerdo de intimidad, emoción, hormonas,... muy especial.

¿Tuviste dolor? ¿Grietas? ¿mastitis u otras complicaciones? ¿cómo recuerdas esos momentos?

Las complicaciones que tuve estuvieron relacionadas con mi cesárea. Tuve que ir a curas durante dos meses, al principio todos los días, y durante la 3ª y 4ª semana de lactancia perdí todas las mañanas, con sus tomas, porque tuve que desplazarme al hospital a curarme.
Lo recuerdo como una pesadilla porque tuve todas las complicaciones que se pueden tener en un postparto por cesárea. 2 hematomas de la cirugía, seromas, se me reabrió la herida. Me la tuvieron que mechar porque cerró en falso,... No sé en otras comunidades pero en Valencia, cuando te hacen una cesárea no hay un seguimiento por parte de ningún ginecólogo, solo de enfermería en el centro de salud. En mi caso, las curas en el hospital eran por Urgencias, con el tiempo de espera que esto conlleva.
Lo recuerdo con bastante rabia y frustración.

No tengo que decir que esto es un despropósito, hacer a una mujer recién intervenida con una cesárea ir a urgencias a hacerse las curas durante dos meses cuando debería ir personal al domicilio o en el ambulatorio en su defecto. Desde luego, no son las mejores condiciones para establecer la lactancia materna. No.

¿Tenías cerca algún taller de apoyo a la lactancia? ¿acudiste? ¿Percibes alguna dificultad o desventajas en estos grupos?

Acudí una vez al taller de mi centro de salud. La dificultad, sentada en una silla de plástico, con un cojín, intentando que uno de mis bebés mamara en el rato que estábamos allí. No lo vi como una desventaja pero yo estaba bastante floja y fue más una dificultad mía para asistir lo que hizo que no fuera. Como te decía antes no estaba en toda la mañana en casa y se me hizo muy cuesta arriba ir a los talleres.

¿Cuándo decidiste dejar la lactancia materna?

Cuando mis hijos tenían un mes y una semana. El pediatra me iba subiendo la dosis de biberón cada vez que iba, yo le expuse que si le daba tanto biberón no querrían pecho, porque yo nunca llegué a producir  mucha leche y supongo que me rendí. Bueno, la verdad es que me rendí.

Si los pediatras no acompañan en el mantenimiento de la lactancia materna, poco puede hacer una madre sola ante la "autoridad" sanitaria.

¿Cuáles son tus sentimientos ahora sobre esa decisión? ¿Te sentiste juzgada?

No me sentí juzgada, me sentí incomprendida, Porque en general mi familia, que opinó mucho, veía bien que les alimentara con biberón.
La decisión se tomó en un momento determinado pero fue consecuencia de una serie de malas decisiones anteriores que me llevaron a abandonar la lactancia materna: utilizar pezonera para el pequeño, que luego no quería pecho sin el dichoso plástico, aceptar la lactancia mixta sin tener asesoramiento ni conocimiento al respecto. Mis niños nacieron con poco peso, pero creo que fue un error por mi parte aceptar que les subieran tan rápido la dosis de ayuda. Cuando reaccioné ya era tarde. Saltarme las tomas de la mañana por las curas, aceptar familiares en casa las 24 horas del día, sin posibilidad de tener intimidad en mi casa y con los bebés en brazos de otros todos los días, yo pidiéndolos para dar el pecho, no ir al taller de lactancia...

Juzgar si fueron malas decisiones nos lleva a hacernos daño. Son las decisiones que se pudieron tomar con la información y situación de ese preciso momento. Para contradecir a un pediatra, para echar a la familia de casa, para pedir la ayuda adecuada... debe una empoderarse y tener apoyo para sostener esa situación. No debemos olvidar que la mayoría de las familias dan sucedáneo de leche materna y está muy aceptado socialmente, tanto que se cree que es "lo mejor" frente a la leche materna, que tiene connotaciones muy negativas como "que es agua", "no alimenta", "es vicio"...

La industria de sucedáneos invierte 150 veces más en publicidad que los estados en promover la leche materna. En el último año ha ganado 45.000 millones de dólares.

¿Has tenido más hijos? ¿Has tomado la misma decisión?

No tengo más hijos, mis pequeños tienen ahora 6 meses.

¿Y si quisieras tener más hijos tomarías la misma decisión?

Claramente tomaría otras decisiones. No sé si conseguiría dar lactancia exclusiva, pero tomaría otras decisiones.

Cuando lees acerca de la defensa de la lactancia materna, ¿qué sientes?

Que yo no he podido pero que deberíamos defenderla a capa y espada.

¿Qué les dirías a las mamás que han pasado por lo mismo que tú?

Bueno a las que han pasado por lo mismo que yo no sé si tengo algo que decirles, a las que van a ser madres pronto, que tomen sus propias decisiones, en el hospital y en sus casas. Y que lo intenten, que amamantar a un hijo es maravilloso.

Mis conclusiones. 


La lactancia materna tiene sus dificultades si se deja a la madre y sus familias en soledad, sin apoyo y sin dar la importancia que tiene a su establecimiento.

Si la lactancia materna salva vidas, ¿por qué el personal sanitario no se implica más en establecerla?

Si una madre con un solo bebé tiene muchas dificultades, con dos bebés y primeriza debería tener muchos más apoyos. Una persona para criar dos niños no es suficiente, hacen falta mínimo dos adultos. Las bajas maternales y paternales deben establecerse acorde al mínimo que dicta la OMS en cuanto a lactancia materna: seis meses.

Es difícil luchar contra una industria que gana 45.000 millones de euros y que se espera que gane 71.000 en 2020. Evidentemente la industria no va a dejar que se promueva la lactancia materna para que su negocio se vaya a pique.

Nos querrán vender la idea de que sus sucedáneos son lo mismo que la leche materna, que facilitan la vida... o cualquier otro reclamo publicitario. Pero detrás de esos productos lo que hay es un negocio multimillonario.

Quiero darle las gracias a Ana por participar, porque su testimonio sirva a otras mamás y para seguir haciendo pedagogía sobre lactancia materna.

Besos.



¿TE HA GUSTADO LA ENTRADA?


DESCÁRGATE GRATIS EL EBOOK "MI EXPERIENCIA DE RESILIENCIA" SUSCRIBIÉNDOTE A MI BLOG.



No hay comentarios:

Publicar un comentario