28.8.16

Mi peque no quiere hacer caca



Me gustaría poder arrojar un poco de luz sobre este "fenómeno" que últimamente veo mucho entre papás tuiteros y grupos de Facebook... ¿qué le pasa a mi peque que no quiere hacer caca? Eso sí, mi enfoque es humanista y gestáltico, también tengo presente el desarrollo neurofisiológico de los niños.

Antecedentes.


Esto que voy a contar es importante para que podamos mirar un poco en la psique de los niños. Un bebé cuando nace no tiene conciencia de yo-tu. ¿Qué quiere decir esto? Significa que un recién nacido si tiene hambre y su madre no le da pecho, no va a razonar "mi madre no me da el pecho" sino que su percepción será "no puedo satisfacer mi necesidad".

Sus límites con el entorno están difusos. Si un bebé con mucha frecuencia es olvidado en su cuna y no se le atiende, crecerá con la autopercepción de autoabandono, de ser incapaz de satisfascer sus necesidades.

Es por esto que los bebés necesitan los brazos de mamá y papá y el contacto. No necesitan estar en una cuna, sino pegados a la piel de otro humano. Los bebés no se "mal acostumbran" a los brazos, de hecho, intentar "independizarlos" antes de tiempo, hará adultos inseguros de sí mismo.

No voy a profundizar más en esto, pero este proceso es gradual. Su experiencia con el entorno es lo que les va a definir sus límites paulatinamente. Hay un libro muy interesante que habla de los límites del ser que se llama Ternura y agresividad, de Juan José Albert, y aunque puede parecer un poco complejo, es muy interesante.


La fase anal. 


Freud determinó estas fase del desarrollo porque precisamente en esta edad, los 2-3 años es cuando empieza a madurar neurológicamente la zona anal y lo relacionado con el control de esfínteres. Es decir, el niño empieza a tener una conciencia de su cuerpo más afinada e intensa.

Es una experiencia nueva para los niñ@s y Freud lo relacionaba con el placer de controlar los esfínteres.

¿Y qué pasa que mi peque lo evita?


Bien, aquí está el asunto y donde quiero dar un par de ideas nuevas sobre esto. Los niños viven en un entorno determinado, y la relación con ese entorno, determinará su experiencia. Cuando se niegan a hacer caca puede ser por uno de estos motivos o por todos a la vez.

Rechazo. 


Movido por las prisas de la "operación pañal" por ejemplo, el pequeño puede empezar a vivir ese momento con tensión. Malas caras por los escapes, por la exigencia, o asco por parte de sus cuidadores, puede hacer llegar el mensaje de "hacer caca no es aduecuado".  En ese momento el niño, por lealtad a sus cuidadores, hará lo que le piden, y empezará a evitar el momento.

Para los adultos las heces son un desecho antihigiénico, pero ¿recordáis lo que conté al principio? El niño percibe sus heces como algo suyo, una parte de sí, algo que él ha creado, y por tanto, espera que sea bien tratado.

Miedo. 


Si el niño ve que sus heces se van por el váter sin contemplaciones, es posible que tenga miedo de a dónde va "eso que es suyo". Aquí está la imaginación de los padres para crear una historia con un final concreto que el niño acepte.

¿Y cómo podemos ayudarle?


En primer lugar hacer una revisión de lo que ocurre cuando el niño va a hacer caca. Quién le atiende, cómo, qué actitud tiene... básicamente los padres debemos recibir el "regalo" con la dignidad que merece.

También podemos intentar explorar qué fantasías hay en el niño sobre esa experiencia. Dibujar con ellos, inventar un cuento o jugar con plastilina para ver en qué punto se encuentran y si hay algo que nosotros podamos añadir. Tened en cuenta que la psique de un niño de 2-3 años no es como la de un adulto.

Muchos padres también comparten ese momento con sus hijos, de hecho, los niños persiguen a sus padres y no suelen respetar la intimidad del baño, es buen momento para resolver sus dudas si preguntan y hacerlo con naturalidad. 

La "operación pañal" es algo que a mí personalmente me parece que a veces se hace con demasiada prisa. La exigencia de entrar al colegio sin pañales puede causar un gran impacto emocional en aquellos niños que sencillamente no hayan madurado para controlar sus esfínteres. No podemos obligar a un niño a no usar pañal, podrá hacerlo cuando le toque.

Estamos en un escenario nuevo para nosotros, pero hay que armarse de paciencia y amor. Hacer caca es un acto sagrado. :)

¿TE HA GUSTADO LA ENTRADA?


DESCÁRGATE GRATIS EL EBOOK "MI EXPERIENCIA DE RESILIENCIA" SUSCRIBIÉNDOTE A MI BLOG.



4 comentarios:

  1. Yo le aplaudo, le digo lo hermosas que son sus caquitas. No quiere. Cuando las ve le dan arcadas. Vamos hacia atrás...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un proceso complejo, hay que tener paciencia. Si ella está en el punto de que le dan arcadas, quizá ya puede asumir que es un desecho. Lavarse las manitas y oler el jabón! No lo vivas como un fracaso, es un proceso y no tiene por qué ser lineal. Saludos!

      Eliminar
  2. Hola me tiene preocupada el tema de que no quiere hacer caca ella aguanta y está angustiada hasta que ya nose si aguanta o puede hacer caca
    Ya que está un poco seca de vientre pero nunca tuvo ese problema. Asique sin saber le expliqué que todos hacemos caca que está bien que haga y que la ponemos en el inodoro y la caca se va a pasear nose si estuve bien pero por.ahora hace unos dias que está asi y yo me angustio también porque no me gusta que se ponga mal. Ella no hace pis en inodoro ni nada si está como aprebdiendo pero si bien le expliqué no le exijo. Nose como actuar..mgracias

    ResponderEliminar
  3. Hola María, claro que haces bien en explicarle lo que pasa. Es un proceso, mucha paciencia con ella. A que está seca, ¿a qué te refieres? Intenta mantenerla muy hidratada. Saludos!

    ResponderEliminar