23.5.16

¿Para qué tienes hijos?

 

¿Qué es un hijo? ¿Para qué viene al mundo? 


Son dos preguntas, que si las aclaras, te facilitará la crianza. Los progenitores solemos enredar mucho las cosas.

¿Para qué tienes un hijo?


Pues hay gente que tiene los hijos porque toca. Además lo hacen en riguroso orden establecido. Otros lo hacen por presiones familiares. "¿Cuándo me vas a hacer abuela/o?". Hay otros que lo hacen con la fantasía de tener hijos con profesiones importantes, desde deportistas de élite hasta científicos. Hay otras personas que tienen hijos para que los cuiden cuando sean mayores...

Pues todas esta gente al final, se verán angustiados porque "sus hijos no son lo que esperaban" y el conflicto familiar está servido. Esto se acentúa en la adolescencia y tiene consecuencias vitales en la adultez como ansiedad, sensación de fracaso, duda existencial...

Un hijo no viene para cumplir sus expectativas. 


En el momento en que el bebé se está gestando, tiene su propio camino en la vida. Si nos empeñamos a que tenga un destino concreto, podemos estar seguros de que hay una alta probabilidad de ser infelices, ellos y nosotros.

Si tú sueñas con que tu hijo sea médico o abogado, futbolista o tenista... el sueño es tuyo, no de tu hijo. Si piensas que podrás inculcarle las ideas, claro que te hará caso, por lealtad, pero estará viviendo una vida hipotecada.

Un hijo no es una parte de ti. 


No es tuyo. No pretendas con esta posesión indicarle sus pasos, a dónde tiene que ir ni qué hacer. No es tu posesión ni un miembro de tu cuerpo.

Algunas mamás tenemos esta fantasía. Pero eso dificulta la crianza, puesto que entorpece que podamos apoyarles en su exploración de la vida hacia la independencia. De eso se trata, siempre respetando sus tiempos.

El bebé nace dependiente y progresivamente lo ayudamos a ser independiente. No pretendas que con 8 años sea un adulto en miniatura.

Un hijo no viene para calcar tus pasos. 


Nosotros tenemos una creencia concreta de cómo tiene que ser la educación y a qué nos debemos dedicar. Básicamente la angustia de los progenitores viene cuando el niño no va bien en el cole y lo relacionamos directamente con su futuro.

Mi postura con esto, y no estoy sola, ¡menos mal! -escritores como Borja Vilaseca y las escuelas humanistas tienen esta idea- es que la "educación" actual está obsoleta. Es más bien adoctrinamiento para seguir con un estilo económico y social obsoleto basado en la producción.

El futuro es la creatividad y el conocimiento. Por eso, no cortes la creatividad de tu hijo por muy absurda que te parezca.

Si tiene un talento, enseñale a amarlo, a potenciarlo y cultivarlo. La gratificación económica llegará cuando lo haga con el corazón. 

Te lo digo por experiencia propia. Con ocho años mis padres; siempre haciendo lo mejor para mí, bajo su criterio y con la información que tenían, llenaban mis tardes con actividades: clases en el conservatorio de solfeo, piano, canto coral; clases de inglés, clases de mecanografía...

Aunque no había muchos deberes, ellos lo compensaban para que tuviera muchas cualidades. Al final, mi creatividad se fue oxidando hasta que decidí entregarme a ella y recuperarla.

¿Me he equivocado? ¿qué hago?


Si te llegas a replantear esta dinámica en alguna medida, siempre se puede optar por otro camino. Sin culpas ni desesperación. Tú eres el progenitor perfecto para tu hijo o hija. Haces lo que puedes con las herramientas que tienes.

Conviértete en observador sin juicio. 

Mira a tu hijo, observa lo que le gusta hacer, con qué disfruta y en qué pone su energía. Confía en él, tu hijo sabe lo que quiere porque a las edades tempranas la intuición es natural.

Acompáñalo en sus proyectos orientados a la vida, aunque a ti te parezcan una locura. Deja que se equivoque, no para reprochárselo con un "te lo dije" sino para ver cuales son sus fortalezas y sus debilidades, y cómo podría convertirlas en fortalezas si así lo desea. Déjalo que cierre capítulos aunque sea sin terminar, como muestra de que la vida no es un camino recto, sino que está lleno de recovecos y que es precisamente eso lo que es la vida.

Mira a tu hijo como una persona libre que ha venido al mundo a servir al bien común, no a ti ni al clan familiar. 

Quizá muchas de estas ideas te perturben, pero si te aportan algo nuevo, me quedo satisfecha, y si ya me dejas un comentario, estaré muy contenta.

Muchas gracias por leerme.


¿TE HA GUSTADO LA ENTRADA?


DESCÁRGATE GRATIS EL EBOOK "MI EXPERIENCIA DE RESILIENCIA" SUSCRIBIÉNDOTE A MI BLOG.



11 comentarios:

  1. Gracias! es un honor que lo compartas! :) Besos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el post, muy, muy real,la vida ha dado un giro de 180º y tenemos que darlo también en la crianza.

    Por cierto, te he conocido por Yolanda de MI padre es guapo...


    Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corren nuevos tiempos... gracias por tu comentario. Voy a pasarme por tu blog... ¡qué buena pinta todo!

      Eliminar
  3. Me ha encantado, pero sobre todo me ha hecho pensar mucho sobre esos sueños frustrados que muchas veces sin darnos cuentas intentamos cumplir a través de nuestros hijo y que, como bien dices, no son sus sueños, sino los nuestros.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta :) Hace años hice terapia gestalt, me cambió la vida y me convirtió en la madre que sería :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho! la mía también empezó a cambiar antes de tener a Alicia cuando inicié ese camino. Es más que una terapia, es un estilo de vida! Gracias por pasarte por aquí!

      Eliminar
  5. Es la pregunta más difícil de contestar de muchas personas que quieren ser o que ya son madres. Me gusta tu planteamiento de que nuestros hijos son seres humanos independientes que tienen su propio camino y sueños.Así es y es como debe verse. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Esta entrada es muy interesante y digna de ser reflexionada. Estoy completamente de acuerdo contigo. Un hijo es un proyecto de persona y, por tanto, nuestra obligación es acompañarlo y ayudarlo a ser la mejor versión de si mismo. Apoyándole para que crezca y se realice como persona independiente.

    ¡Gracias y un saludo!

    Sandra
    http://dudasdemama.com

    ResponderEliminar
  7. Pensar así es lo mejor tanto para los padres como para los hijos. Yo si tuviera hijos lo haría sólo porque me aportaría felicidad ser madre. Un beso Caro. :)

    ResponderEliminar