9.5.16

Meditación para principiantes

 

 

Meditación para principiantes


¿Qué es la meditación? 


Es poner la atención plena a lo que estás haciendo. No es dejar la mente en blanco, ni tienes que ser un iluminado para hacerlo. No es una religión, es un ejercicio psicológico que nos ayuda a calmar la mente.

¿Habéis notado que vuestra cabeza no para de dar vueltas a las cosas? 


Pues con la meditación, te puedes tomar un respiro. Es un kit-kat sin calorías.


¿Qué necesitas para meditar? Sólo tu cuerpo.


  1. Siéntate cómodamente en un sillón y apoya los pies sobre el suelo. Puedes hacerlo de pie, bien sostenida en el suelo.
  2. Cierra los ojos o pierde la mirada en un punto.
  3. Respira un par de veces profundamente.
  4. Mentalmente, ve poniendo atención a tu cuerpo haciendo un barrido desde los pies hasta la cabeza, pasando por las rodillas, los glúteos, las caderas, la espalda, los brazos, el pecho, los hombros, la cabeza... dándote cuenta de la presión del peso de tu cuerpo en los glúteos o en los pies, de las texturas de la ropa y al tacto de la silla, si es de madera, metal...
  5. Si viene un pensamiento no te pelees con él, sencillamente imagina que se va en una nube.
  6. Si te "distraes" con un pensamiento, vuelve a poner atención en la respiración: si es superficial, profunda, cómo se levanta y baja el vientre, cómo sale el aire por las fosas nasales... No te juzgues si lo haces bien o mal, no hay una forma correcta de meditar.
  7. Cuando creas que es suficiente, empieza a moverte lentamente, abre los ojos mirando al suelo y disfruta de esa sensación darte cuenta, de estar en ti.

¡Psiconsejos!



Para evitar hiperventilar, coge sólo el aire que necesitas y suéltalo poco a poco, con la boca abierta hasta vaciarte todo lo que puedas. Coge aire con la convicción de que no te va a faltar, tienes todo el aire disponible para ti.


Inclúyela en tu vida. Puedes meditar mientras esperas que el semáforo se ponga en verde para cruzar la calle, por ejemplo.

Si te ves muy desbordada, pregúntate ¿quién soy yo y qué estoy haciendo? Eso hará que vuelva a centrarte en lo que estás haciendo y nada más. 


La meditación te ayuda a parar la lavadora que tenemos en la cabeza.

¡Espero que os sea útil. Hasta luego!


¿TE HA GUSTADO LA ENTRADA?


DESCÁRGATE GRATIS EL EBOOK "MI EXPERIENCIA DE RESILIENCIA" SUSCRIBIÉNDOTE A MI BLOG.



6 comentarios:

  1. Muchas gracias por tus consejos. He estado meditando al menos 10 minutos diarios y me ha ayudado mucho con mi ansiedad

    nerduniversitaria.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es estupendo! Yo la uso mucho para cuando me voy a dormir y tengo demasiadas cosas en la cabeza. Es muy efectiva. Besos!

      Eliminar
  2. A mi me gusta mucho la meditación, a veces la practico con los niños...Aunque lo de cualquier momento...Tienes razón, hay que aprender a parar la lavadora!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh! con los niños es fantástico! Si les enseñáramos a los todos los niños, se acabarían muchos conflictos! Besos.

      Eliminar
  3. No sé chica, yo no me fío de las cosas que no tienen calorías xD El Kit Kat no me inspira ninguna relajación pero ojo lo buenos que están. En verdad yo medito casi cada día, mientras corro. Es cuando me encuentro conmigo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto! también se puede meditar caminando o corriendo. La meditación al fin y al cabo es atención plena en lo que se está haciendo. Saludos!

      Eliminar