3.1.16

La reacción de mi niña con parálisis cerebral en un carrusel



Sí, mi niña tiene parálisis cerebral, pero para mí no es un obstáculo para disfrutar de los pequeños momentos. Que mi hija tenga un trastorno psicomotor no nos impide hacer cosas con ella. Siempre que vaya acompañada y segura, creo que lo mejor es darle experiencias divertidas y estimulantes.

Ayer terminamos en Cortilandia, casi llovía y no sabíamos a dónde ir, y la magia de la Navidad nos llevó allí. No pensé que Alicia podría montarse en algunas de las atracciones, dos trenecitos y un carrusel, pero vi una mamá con su bebé de meses en el caballito y allí que se fue SuperPapá a subir a nuestra niña.

En ese momento fui muy feliz. No hay nada mejor que poder hacer cosas "normales" con los niños, aunque estos tengan problemas.

En estas cosas veo la resiliencia, veo la fuerza que tiene mi familia y mi niña. No nos privamos de disfrutar aunque haya un trastorno grave por medio.

Hacemos lo que podemos para disfrutar, y es mejor entregarse al momento, porque nadie sabe si mañana estaremos. Así de simple.

Os dejo otra foto de mi niña agarrada a la barra del metro. ¡Ella solita lo hizo cuando el tren empezó a andar! Imagino que instivamente buscó seguridad.

 Así fue nuestra salida de ayer. Alicia siempre nos regala buenos momentos y eso nos hace resilientes. Fuertes a pesar de la adversidad.

La resiliencia nos permite vivir con plenitud a pesar de las adversidades. 

La resiliencia es un mecanismo para aferrarse a la vida. 

Todos somos resilientes.



3 comentarios: