24.1.16

Emoción y discapacidad



Hoy hablaba con una amiga sobre discapacidad. Ella ha empezado a trabajar con personas con diversidad funcional y lo que le abruma no es precisamente la enfermedad asociada, sino al ambiente que le rodea, ella me decía que había un ambiente de dureza, minimizando sus problemas más personales. Esto que me contaba, yo también lo comparto, lo he visto en otros entornos y lugares.

Lo que voy a contar no es nada científico ni está contrastado, sólo son mis impresiones que he compartido con mi amiga, así que si tú estás de acuerdo, seguramente será casualidad.

La deshumanización de las personas. 


Yo soy psicóloga y terapeuta gestalt, con esta última formación me dado cuenta de que nos educan para olvidarnos de nosotros, nos educan muy bien para ser una pieza más del engranaje social y que nos amoldemos ahí. Siempre he sido una incorformista, y ahora, he pasado a ser una inconformista respetuosa: yo haré lo que quiera, los demás también, y no pasa nada.

Sin embargo, ahora me doy cuenta de las cadenas que el otro va arrastrando, y aunque no soy quien para decir nada, no puedo evitar escuchar su tintineo. Las personas vamos escondiendo las emociones: me enfado con alguien y no digo nada para que no haya conflicto; estoy triste pero digo que estoy bien; tengo ansiedad pero sigo como si nada... Opino que las personas con discapacidad también hacen lo mismo, y se les censura sus emociones, como si fueran menos importantes, infantilizándoles tratándoles de forma paternalista.



Respetando las emociones del otro.


Yo observo a mi hija, ella no puede hablar como otros niños, ya con la edad que tiene debería estar diciendo cosas, pero no, su dicción sólo llega a sonidos guturales. ¿Eso quiere decir que yo no la entienda? Para nada, yo la entiendo perfectamente, y ella se expresa a su manera. No le tengo miedo a sus rabietas ni enfados, claro, con las risotadas todos estamos encantados, pero ¿qué pasa cuando se pone a patalear enfurecida?

No, no me lanzo a decirle "no te enfades" -bueno, a veces se me escapa, pero rectifico- o "estate quieta", ni siquiera intento que se tranquilice en ese momento porque solamente aumentaría su frustración. La mayoría de las veces ocurre en casa, en su colchoneta, así que si se enfada, cojín que le planto bajo las piernas y brazos para que no se haga daño, me quedo a su lado, la acompaño...

Y cuando del enfado pasa al llanto, la acojo en mis brazos, sosteniendo el llanto. La dejo llorar... ¡¡¡dios mio!!! ¿¿la dejas llorar?? Sí, pero no abandonada, sino acompañada, busco su mirada, respiro con ella... y no tengo una respuesta científica para esto, pero se va calmando. Desde el respeto tengo la capacidad de no desesperar con su llanto. No es que sea insensible, lo sostengo.

Creo que respetar las emociones del otro es darle su lugar en el mundo, reconocerle. ¿Por qué nos encanta escuchar la risa y sin embargo hacemos lo que podemos para sacar al otro del llanto? ¿Y si llora por una razón, un duelo quizá? No soportamos el dolor propio ni ajeno, y lo evitamos. Lo ignoramos porque no podemos sostener esa emoción.Y esto ocurre también en otras facetas de la vida, como cuando yo sufrí un aborto espontáneo; me sentí abandonada. El personal del hospital era incapaz de mirar mis ojos llenos de lágrimas. Pero esto lo tenéis en esta otra entrada de mi otro blog.

Si no atendemos esto, ¿qué ocurrirá cuando estas personas con diversidad funcional alcancen la adolescencia? Con todo su cuerpo revuelto por las hormonas... a veces tan enfadados e incomprendidos. ¿No se les va a dejar expresar eso? O cuando despunte su sexualidad, ¿qué va a ocurrir? O si han sido abusados o agredidos, ¿qué hacemos con esa rabia? 

Sabemos que condicionar a estos niños es eficaz para el aprendizaje, pero aunque tengan una discapacidad psíquica y/o física, no podemos obviar que sus emociones básicas están ahí, y debemos buscar una forma adecuada para que las expresen.  La música, el movimiento, los gritos, las muecas, son una forma amena y sencilla de sacar lo que tenemos dentro.


Si te ha gustado...


No hay comentarios:

Publicar un comentario